Ayuntamiento de Vila-seca

Poblet rechaza una moción presentada por Vila-seca en Comú en nombre de Greenpeace, Oxfam Intermon y Fundació per la Pau para que el Gobierno se abstenga de suministrar armas utilizadas en el conflicto de Yemen. 

A pesar del llamamiento de GreenPeace, Fundació per la Pau y Oxfam Intermón, y de la recomendación del Consejo de Derechos Humanos de la ONU a la comunidad internacional de “abstenerse de suministrar armas que podrían ser utilizadas en el conflicto de Yemen”, el pleno del Ayuntamiento de Vila-seca ha rechazado una moción que instaba al Gobierno español a suspender la venta y denegar las autorizaciones de transferencias de armas a Arabia Saudí. La moción fue presentada por Vila-seca en Comú al Pleno municipal del Ayuntamiento de Vila-seca el 28 de diciembre y se saldó con 11 votos en contra por parte del equipo de Poblet, 6 a favor de los Comunes, PSC y Decidim, y 3 abstenciones: dos de Ciudadanos y una de Roberto Casado, el antiguo Concejal de Ciudadanos que abandonó el partido por discrepancias internas.

Desde el 2015, la coalición internacional encabezada por Arabia Saudí que opera en Yemen ha cometido decenas de presuntos crímenes de guerra en los que ha llevado a cabo ataques deliberados e indiscriminados contra civiles y objetivos civiles tales como escuelas, hospitales, mezquitas, fábricas, mercados, bodas y funerales. El coste humano del conflicto de Yemen, calificado por la ONU como la mayor catástrofe humanitaria actual, es brutal.

Poblet y su equipo votaron en contra

Según Naciones Unidas, en el conflicto de Yemen han muerto al menos 6.000 civiles, más de 50.000 han resultado heridos y hay tres millones de personas desplazadas internas hasta enero de 2018. De una población de 29,3 millones de personas, más de 22 millones necesitan ayuda humanitaria (11 millones en una situación de extrema necesidad) para cubrir sus necesidades básicas, en una crisis exacerbada por el bloqueo de Yemen por parte de la coalición saudí, que constituye una grave infracción del derecho internacional humanitario.

Entre 2015 y 2017, a pesar del riesgo de ser cómplice de la comisión de crímenes de derecho internacional, España exportó armas a Arabia Saudí por valor de 932 millones de euros y autorizó exportaciones de armas por valor de 1.235 millones de euros.