Nos consolidamos como tercera fuerza tras las elecciones y primera de izquierda. Nos han votado un 55% más de personas que en 2015 y alcanzamos un cargo electo más. Datos que nos permiten ser optimistas y encarar nuestra segundo mandato con ilusión.