descargaHace escasos días despertamos con la publicación en medios de comunicación estatales de un estudio realizado por la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales que revela que Vila-seca es el municipio que menos recursos dedica a servicios sociales y a la promoción social de Cataluña y el cuarto más pobre de todo el estado. El estudio ha sido elaborado a partir de los datos aportados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Cabe destacar que, como suele suceder en el ámbito municipal, la sensibilidad social no entiende de siglas sino de personas comprometidas puesto que, entre los doce ayuntamientos considerados excelentes a nivel social, podemos encontrar desde municipios como Montcada i Reixac, gobernados por ICV-EUiA, a municipios gobernados por Convergència como son los casos de Molins i Martorell.

En legítima defensa, desde el consistorio vilasecano no han dudado un segundo en comunicar a la prensa que el estudio no incluye ni políticas de fomento de empleo, ni educación, ni bonificaciones. Desafortunadamente, me veo en la obligación de recordar a nuestros gobernantes que las partidas de fomento a la ocupación y en materia de educación, así como las bonificaciones en tasas e impuestos, no son partidas de asistencia social. Por ello, desde Vila-seca en Comú no nos queda más remedio que comunicar que no estamos de acuerdo con el comunicado de prensa enviado desde el consistorio y que no nos sentimos representados por él. Asimismo, consideramos que hubiera sido más propicio contrastar la información con la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales.

Sirvan estas líneas para hacer un llamamiento a nuestros gobernantes para que, en vez de tratar de manipular una realidad que les es incómoda, dediquen sus esfuerzos a mejorar la situación que los datos empíricos de los profesionales del sector han revelado.  Menos mal que, al menos, todavía existen estudios rigurosos que sirven como antídoto a la manipulación.

Mario Téllez, Concejal de Vila-seca en Comú

Publicat al Diari La República