Tras extensas negociaciones a lo largo de las últimas semanas tenemos el placer de comunicar que hemos alcanzado un acuerdo de mínimos para no oponernos a los presupuestos 2020.

Hemos conseguido un acuerdo de abstención que otorga a los presupuestos mayor sensibilidad con los más desfavorecidos y permite afrontar retos ineludibles como la emergencia climática o la recesión económica.

Un acuerdo que nos permite condicionar en positivo la gobernabilidad del ejecutivo, sin comprometer nuestra labor de oposición y sin haber cedido con los sobrecostes desorbitados del proyecto del Celler.